Blog

Infecciones fúngicas sistémicas en gatos: causas, síntomas y tratamiento

Spread the love

Los hongos (u hongos, ¡ambos son correctos!) Son un grupo de organismos que incluyen esporas, levaduras, mohos y hongos. Al igual que las bacterias, existen a nuestro alrededor, pero a menudo son demasiado pequeñas para verlas. Se encuentran más comúnmente en el suelo.

Muchos tipos de hongos son inofensivos, pero hay algunos que pueden causar infecciones tanto en personas como en animales. Al igual que otros tipos de infecciones, los gatos que son viejos, están enfermos o tienen un sistema inmunitario deficiente son más susceptibles a desarrollar infecciones fúngicas. Los gatos que padecen una afección subyacente, como el virus de la inmunodeficiencia felina (FIV) o el virus de la leucemia felina (FeLV), son particularmente vulnerables.

La enfermedad fúngica más común que vemos en los gatos es la tiña, que como sabrán no es causada por gusanos, sino por un hongo llamado Microsporum canis. La tiña causa lesiones anulares en la piel de tu gato. Estas lesiones pican mucho y son contagiosas tanto para las personas como para los animales.

La tiña es un ejemplo de un hongo que generalmente solo causa una enfermedad localizada. Esto quiere decir que solo afecta a una zona del cuerpo. Las infecciones fúngicas sistémicas son infecciones que se propagan por todo el cuerpo.

Las infecciones fúngicas sistémicas son afortunadamente raras en los gatos, pero pueden ser muy graves cuando ocurren y difíciles de tratar. Algunas infecciones por hongos son mucho más comunes en ciertas regiones del mundo, por lo que vale la pena saber qué es común en su área. En este artículo exploraremos algunas de las infecciones fúngicas comunes que afectan a los gatos.

Criptococosis

Inicialmente, las infecciones por criptococosis causan estornudos, hinchazones o heridas en la nariz y la cara, dificultad para respirar y pólipos nasales.

La criptococosis es la infección fúngica sistémica más común en los gatos. Se encuentra en todo el mundo, pero más comúnmente en América del Norte (particularmente en la costa del Pacífico), así como en partes de Europa y Australia. Se encuentra en el suelo, así como en los excrementos de las aves, especialmente las palomas. Los gatos se infectan al inhalar el aire Cryptococcus neoformans esporas

Como las esporas se inhalan por la nariz, la infección suele comenzar en las fosas nasales. Los signos incluyen secreción nasal, estornudos, hinchazón o heridas en la nariz y la cara, dificultad para respirar y pólipos nasales. Si la enfermedad se propaga desde la cavidad nasal al sistema nervioso central, es posible que notes signos neurológicos, como cambios en el comportamiento de tu gato, convulsiones, ceguera, círculos o depresión.

Si la infección llega al torrente sanguíneo, puede volverse sistémica, lo que significa que se propaga por todo el cuerpo. Los síntomas son muy variados en la criptococosis sistémica según las áreas del cuerpo afectadas, pero son comunes la anorexia, el letargo y la pérdida de peso.

La criptococosis se puede diagnosticar a partir de una muestra de tejido. También existe una prueba de detección de antígenos llamada prueba de aglutinación de látex (LAT), que puede diagnosticar la infección mediante un análisis de sangre o muestras de orina o líquido cefalorraquídeo.

Si la enfermedad se detecta a tiempo, el pronóstico puede ser bueno, sobre todo en los gatos que solo tienen signos cutáneos o nasales. Sin embargo, el tratamiento suele ser prolongado, con meses de medicamentos antimicóticos y, en algunos casos, cirugía para extirpar las lesiones de la piel. El pronóstico es malo en gatos que padecen síntomas neurológicos o que tienen condiciones inmunosupresoras subyacentes, como FIV o FeLV.

Histoplasmosis

Los primeros síntomas de la histoplasmosis incluyen dificultad para respirar, tos y fiebre.

Histoplasma capsulatum el hongo también se encuentra en el suelo, así como en los excrementos de pájaros y murciélagos. Es particularmente común en los valles de los ríos en el medio oeste y el sur de los Estados Unidos, pero se encuentra en todo el mundo.

Los gatos pueden inhalar o tragar las esporas de hongos, lo que provoca una infección en el tracto respiratorio o en el tracto gastrointestinal. Sin embargo, desde allí la infección puede propagarse por todo el cuerpo a través del torrente sanguíneo, particularmente al sistema nervioso central y la médula ósea.

Los signos respiratorios, como dificultad para respirar, tos y fiebre, son comunes. Pero si la infección se ha extendido a otras regiones del cuerpo los signos clínicos pueden ser muy variados. Son frecuentes la pérdida de peso, la anemia, la diarrea y la depresión, así como los signos neurológicos.

La histoplasmosis generalmente se diagnostica a partir de la identificación de los organismos fúngicos en muestras de fluidos o tejidos. Los gatos que padecen histoplasmosis sistémica generalmente requieren meses de medicamentos antimicóticos. También pueden necesitar atención de apoyo, como nutrición especial, terapia de fluidos y antibióticos para combatir las infecciones bacterianas secundarias.

aspergilosis

Los signos de aspergilosis incluyen secreción nasal, inflamación de los senos paranasales y cambios en la respiración.

La aspergilosis es una infección fúngica que afecta principalmente a las vías respiratorias, pero en casos raros puede volverse sistémica. Se encuentra en todo el mundo. La aspergilosis se observa con mucha más frecuencia en gatos con sistemas inmunitarios deficientes, como los gatos viejos o los que padecen otras afecciones de salud, en particular FIV o FeLV.

Los signos incluyen secreción nasal, hinchazón de los senos paranasales y cambios en la respiración. En casos raros, la infección también puede propagarse al sistema nervioso central y causar síntomas neurológicos.

El diagnóstico de aspergillus puede ser complicado y, a menudo, requiere imágenes como radiografías o tomografías computarizadas, así como análisis de muestras de tejido y fluidos.

El tratamiento de la aspergilosis en gatos suele combinar tratamientos quirúrgicos y antifúngicos. El pronóstico depende de la extensión de la enfermedad y de la salud general del gato.

coccidiomicosis

Los primeros síntomas de la coccidiomicosis incluyen nódulos o heridas en la piel, fiebre, tos y pérdida de peso.

La coccidiomicosis (también conocida como fiebre del valle) se propaga en el polvo. Por lo general, solo se ve en regiones desérticas, como áreas de América del Sur, México y el suroeste de los Estados Unidos. Los gatos se infectan al inhalar las esporas transportadas en las motas de polvo. A veces se observan brotes de la infección después de tormentas de polvo, pero generalmente es poco común.

Si su gato está infectado con coccidiomicosis, es posible que vea nódulos o heridas en la piel, fiebre, tos y pérdida de peso. Si la infección se propaga por todo el cuerpo, puede causar una amplia gama de síntomas, incluidos signos neurológicos y cojera. La coccidiomicosis se diagnostica mediante la identificación del hongo en muestras de tejido o fluidos, o mediante una prueba de anticuerpos.

El tratamiento consiste en ciclos prolongados de medicamentos antimicóticos (por lo general, al menos un año) y el pronóstico puede ser malo, excepto en gatos con signos cutáneos únicamente.

Si vive en un área de alto riesgo de coccidiomicosis, intente disminuir la exposición de su gato al polvo y la tierra tanto como sea posible, especialmente durante las tormentas de polvo.

Preguntas frecuentes

¿Cómo se tratan las infecciones por hongos en los gatos?

Las infecciones por hongos en los gatos se tratan con medicamentos antimicóticos, como itraconazol o fluconazol. Para las infecciones fúngicas locales que afectan la piel, su veterinario puede recetarle un tratamiento antifúngico tópico, como una pomada. Si la infección está dentro del cuerpo, generalmente se necesitan tabletas antimicóticas orales.

Las infecciones fúngicas a menudo requieren cursos muy largos de terapia antifúngica, que duran de meses a años. En casos raros, puede ser necesario un tratamiento de por vida.

Además de los medicamentos antimicóticos, los gatos muy enfermos pueden necesitar atención de apoyo adicional, como nutrición especial, terapia de fluidos y otros medicamentos, como antibióticos, para tratar infecciones bacterianas secundarias.

¿Puede una infección fúngica ser sistémica?

La mayoría de las infecciones comienzan infectando un área del cuerpo, como la piel (como en el caso de la infección de la piel por tiña) o la cavidad nasal. A esto lo llamamos una infección local. Sin embargo, a veces las infecciones pueden propagarse por el cuerpo en el torrente sanguíneo, afectando a más de una parte del cuerpo. Cuando esto sucede, lo llamamos una infección sistémica.

Las infecciones fúngicas sistémicas pueden ser muy graves y requieren un tratamiento intensivo y prolongado. Desafortunadamente, el pronóstico para los gatos con infecciones fúngicas sistémicas es peor que para los gatos con infecciones locales.

¿Cuáles son los síntomas de una infección fúngica sistémica?

Los síntomas de una infección fúngica sistémica en gatos varían según el tipo de hongo y las áreas del cuerpo afectadas. En general, los gatos con infecciones fúngicas sistémicas suelen estar muy mal y, a menudo, sufren pérdida de peso, letargo, fiebre y falta de apetito. Sin embargo, estos signos no son específicos de las infecciones por hongos.

Como muchas infecciones fúngicas ingresan primero al cuerpo por inhalación a través de la nariz, los síntomas que afectan el tracto respiratorio (como secreción nasal, dificultad para respirar e hinchazón en el puente de la nariz) son comunes. Desde aquí, algunos hongos se propagan al cerebro y al sistema nervioso central y causan signos neurológicos (estos pueden incluir ceguera, convulsiones, depresión y dar vueltas).

Sin embargo, las infecciones por hongos pueden extenderse a casi cualquier zona del cuerpo, por lo que el abanico de posibles síntomas es muy amplio.

¿Cómo se ve una infección por hongos en un gato?

Hay muchos tipos de infecciones por hongos en los gatos, y pueden afectar diferentes áreas del cuerpo. Como resultado, los síntomas son muy variados.

La infección fúngica más común en los gatos es la tiña, que causa lesiones con picor en forma de anillo en la piel. Otros tipos de infecciones fúngicas también pueden causar lesiones cutáneas desagradables, como abscesos, hinchazones y heridas abiertas que no cicatrizan.

Muchos de los hongos que pueden causar infecciones sistémicas ingresan al cuerpo al ser inhalados por la nariz. Por lo tanto, es posible que vea secreción por la nariz o hinchazón alrededor de la nariz y la cara.

En general, las infecciones por hongos se ven muy diferentes según la parte del cuerpo de tu gato que esté afectada. Si le preocupa que su gato pueda tener una infección por hongos, es importante que lo lleve a ver a su veterinario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.