Linfoma en gatos: síntomas, diagnóstico y tratamiento

El linfoma es uno de los cánceres felinos más comunes, con alrededor de un tercio de los nuevos casos de cáncer diagnosticados como linfoma cada año. Pero, ¿qué es, y su gato está en riesgo?

📑 Aquí podrás encontrar 👇

¿Qué es el linfoma?

El linfoma es un tipo de cáncer. De hecho, se cree que es el tipo de cáncer más común que afecta a los gatos en todo el mundo. Es un cáncer de los linfocitos, un tipo de glóbulo blanco del sistema inmunitario, y como estas células están tan extendidas, el linfoma se puede encontrar en casi cualquier parte del cuerpo.

Si bien todos los gatos tienen riesgo de linfoma, hay algunas cosas que aumentan el riesgo de enfermedad de un gato. Por ejemplo, los gatos mayores tienen más riesgo de linfoma, y ​​los gatos de entre 10 y 12 años tienen más probabilidades de ser diagnosticados que los gatos más jóvenes. Los gatos machos también tienen un poco más de probabilidades de contraer linfoma, y ​​los gatos no castrados, o los gatos que fueron castrados tarde en la vida, también tienen más probabilidades de sufrirlo.

Esto se debe en parte a que algunos tipos de linfoma son más probables en gatos infectados con el virus de la leucemia felina (FeLV) y, en menor medida, con el virus de la inmunodeficiencia felina (FIV). Se han discutido otras razones por las que un gato puede tener más probabilidades de desarrollar linfoma, pero ninguna ha sido probada.

En 2002, se publicó un artículo que sugería un vínculo entre la nicotina del tabaquismo y el linfoma, pero un artículo reciente de 2020 no encontró ningún vínculo entre los dos.

Sitios comunes de linfoma en gatos

Sitios de linfoma en gatos

Los linfomas se desarrollan más comúnmente en el tracto gastrointestinal, pero pueden desarrollarse en varios sitios alrededor del cuerpo.

El linfoma felino se puede encontrar en varios sitios diferentes. Cada 'tipo' de linfoma recibe el nombre del área en la que se encuentra.

  • Linfoma alimentario o intestinal- Con mucho, el linfoma más común en gatos, este tipo de linfoma afecta los intestinos. El linfoma intestinal en realidad se puede dividir en dos tipos más: linfoma de células pequeñas y linfoma de células grandes. El linfoma de células pequeñas es un engrosamiento del intestino que causa cáncer y crece lentamente, mientras que el linfoma de células grandes crea tumores duros en los intestinos y/o el estómago de su gato. El linfoma de células grandes en gatos es mucho más agresivo y tiene un peor pronóstico.
  • Linfoma mediastínico- Este tipo de linfoma crece en el pecho de tu gato, generalmente entre sus pulmones. Con el tiempo, puede crecer y ejercer presión sobre los pulmones y el corazón. Es más común en gatos más jóvenes y aquellos con FeLV.
  • Linfoma renal- El linfoma también puede afectar los riñones y causar síntomas similares a la enfermedad renal crónica, ya que las células renales son reemplazadas por células cancerosas.
  • Linfoma nasal- El linfoma nasal afecta la nariz de los gatos y suele comenzar como una inflamación facial. En aproximadamente una cuarta parte de los casos de linfoma nasal, el cáncer se diseminó a otras partes del cuerpo.

Varios tipos de linfoma en gatos

También hay formas menos comunes de linfoma que afectan los nervios, los ganglios linfáticos u otros sitios del cuerpo. El linfoma multiganglionar/linfoma multicéntrico, el linfoma cutáneo, el linfoma mesentérico, el linfoma ocular y el linfoma espinal son todos los demás tipos de linfoma en gatos. Existe alguna evidencia de que el linfoma cutáneo en gatos se está volviendo más común.

Síntomas del linfoma

Los síntomas del linfoma en los gatos varían ligeramente según el sitio afectado, aunque todos los tipos de linfoma en los gatos pueden causar pérdida de peso, letargo y un pelaje deficiente, opaco o grasoso. Los gatos con linfoma pueden tener un aumento o disminución del apetito, o es posible que no note cambios en el apetito.

Signos de linfoma en gatos

Los gatos con linfoma mostrarán signos generales de enfermedad, con un pelaje opaco, letargo y cambios en el apetito como síntomas comunes.

El tipo más común de linfoma, el linfoma gastrointestinal, afecta el tracto gastrointestinal, por lo que causa pérdida de peso, diarrea y vómitos.

Los cambios en los hábitos de beber y orinar pueden ser un signo de linfoma renal, aunque todos los linfomas tienen el potencial de provocar un aumento en el consumo de alcohol. Los signos neurológicos, como convulsiones, presión en la cabeza y ceguera, pueden ocurrir con el linfoma nasal y el linfoma del sistema nervioso.

Un cambio en la frecuencia respiratoria, dificultad para respirar, tos, jadeo y dificultad para hacer ejercicio pueden ocurrir con el linfoma mediastínico.

Leer más: Gato que respira pesadamente: los 3 tipos de respiración pesada y lo que significan

Y la hinchazón de la nariz, la secreción de los ojos y la nariz, y los estornudos o las hemorragias nasales pueden ocurrir con el linfoma nasal.

Otros síntomas del linfoma incluyen:

  • Pérdida de peso y mal estado
  • Cambio en la sed, generalmente aumentada
  • Cambio en el apetito, generalmente anorexia
  • Vómitos y diarrea
  • Aumento de la micción
  • estornudos
  • tos
  • Aumento de la frecuencia respiratoria, el esfuerzo o el ruido
  • Sangrado nasal y secreción de mucosidad por la nariz.
  • Hichazon facial
  • convulsiones
  • Confusión, desorientación
  • Ceguera
  • Depresión y letargo
  • Ganglios linfáticos inflamados o dolorosos
Diagnóstico de linfoma en gatos

Es importante que un veterinario examine a su gato para llegar a un diagnóstico final.

Debido a que estos signos clínicos son vagos y pueden ser síntomas de muchas otras enfermedades, su veterinario deberá realizar más pruebas si sospecha que su gato tiene linfoma. Es probable que comiencen con un conteo sanguíneo completo, ya que aquí se pueden reconocer los cambios en los linfocitos. Los ultrasonidos, las radiografías y las tomografías computarizadas pueden ayudar al permitir que su veterinario vea cualquier anomalía con más detalle.

Su veterinario también querrá tomar una biopsia del área afectada; al recolectar algunas células con un aspirado con aguja fina o un pequeño bulto a través de una biopsia quirúrgica, deberían poder obtener un diagnóstico. Luego se 'gradúa' el tumor para describir qué tan agresivo es: el linfoma de bajo grado es menos agresivo que el de alto grado.

Tratamiento del linfoma en gatos

El linfoma felino se puede tratar con cirugía, quimioterapia o radioterapia, según el tipo, el grado y la ubicación del cáncer. La dificultad de tratar el linfoma en los gatos es que las células cancerosas generalmente se extienden sobre un área grande, por lo que no es tan simple como "cortarlas".

La quimioterapia es el plan de tratamiento del linfoma más común en los gatos, ya que puede ayudar a eliminar todas las células cancerosas, incluidas las que no se encuentran en la ubicación principal del tumor. La quimioterapia para el linfoma de bajo grado generalmente implica tabletas, mientras que es más probable que el linfoma de alto grado requiera quimioterapia inyectable.

Los gatos toleran muy bien la quimioterapia y no sufren demasiado los efectos secundarios; rara vez pierden el pelo o parecen enfermos, pero algunos tendrán vómitos o diarrea leves. La quimioterapia oral con prednisona y clorambucilo es adecuada para el linfoma de células pequeñas, pero los tipos de linfoma más agresivos necesitan un tratamiento más intenso que incluya medicamentos de quimioterapia inyectables. Este protocolo de quimioterapia se denomina comúnmente protocolo 'CHOP' e incluye ciclofosfamida, doxorrubicina, prednisolona y vincristina.

Tratamiento del linfoma en gatos

Hay varias opciones para el tratamiento del linfoma en gatos, con rutas de tratamiento que varían en agresividad y qué tipo de linfoma abordan.

A continuación, enumeramos el tipo de terapia más común seguido y los tiempos promedio de supervivencia:

  • Linfoma gastrointestinal de células pequeñas: quimioterapia oral. 80% entra en remisión durante 2-3 años
    Linfoma gastrointestinal de células grandes: quimioterapia intensiva, 50 % con alguna remisión, supervivencia de 3 a 10 meses.
  • Linfoma mediastínico: quimioterapia agresiva, la supervivencia es de 3 meses si el gato tiene FeLV, de 9 a 12 meses si no tiene FeLV.
  • Linfoma nasal: quimioterapia o radioterapia. 80% responde bien, supervivencia hasta 2 años.
  • linfoma renal: la quimioterapia agresiva mejora los síntomas en alrededor del 60 % de los pacientes, pero la supervivencia suele ser de 6 meses.

Conclusión

El linfoma es un cáncer común y grave en los gatos. El tipo más común de linfoma es el linfoma gastrointestinal y no se conoce bien.

Sin embargo, el linfoma mediastínico y el linfoma renal están asociados con la infección por el virus de la leucemia felina, por lo que se recomienda que cubra a sus gatos con la vacuna FeLV para ayudar a prevenir el linfoma.

Preguntas frecuentes

¿Cuánto viven los gatos con linfoma?

Según el tipo de linfoma y la respuesta a la quimioterapia, los gatos con linfoma pueden vivir hasta tres años. El linfoma renal y mediastínico tienen un peor pronóstico, e incluso la quimioterapia agresiva a veces solo puede comprar a estos gatos seis meses.

¿Es curable el linfoma en gatos?

El linfoma felino no se puede curar. Sin embargo, aproximadamente el 80 % de los gatos con linfoma gastrointestinal de células pequeñas entran en remisión durante dos o tres años si se tratan con quimioterapia. Los otros tipos de linfoma tienen menos probabilidades de entrar en remisión y la remisión es más corta.

¿Cuánto tiempo puede vivir un gato con linfoma no tratado?

Dependiendo de la gravedad de los síntomas, puede que no sea apropiado negar el tratamiento a un gato con linfoma y su veterinario puede recomendar la eutanasia para proteger la calidad de vida de su gato si no se sigue el tratamiento. Sin embargo, se puede usar una terapia de esteroides en el hogar simple y barata para reducir los síntomas y ganar algo de tiempo para el gato, generalmente uno o dos meses.

¿Qué tan común es el linfoma en los gatos?

El linfoma es común en los gatos, pero la frecuencia varía de un país a otro. En algunos países, es el cáncer más común, en otros es el segundo o tercero más común. Se cree que alrededor del 15-30 % de los tumores nuevos en gatos son linfomas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

https://www.casamariajax.com/

sbobet

slot777

slot pragmatic play

slot mahjong ways

slot one touch gaming

habanero slot

slot spadegaming

blackjack online

slot joker123

slot pg

airbet88

casino online

slot princess

baccarat online

slot lucky neko

daftar ibcbet

https://epixfab.eu/

https://whiskeybrowns.com/slot777/

sbobet

sbobet

extrardp

airbet88

https://www.doesthemailruntoday.com/

slot qris

slot777

bonus new member

https://pelayananskck.com/

https://epixfab.eu/slot-bet-100/

spaceman slot

slot bet 100

planetslot777

https://twitual.com/

spaceman

arizonastateterritoryrealty.com

https://texasstarrentals.com/

besametattoo.com

https://hotelmizu.com/