¿Los gatos se ponen celosos de los perros?

El viejo precepto de que los gatos y los perros no se llevan bien es tan fuerte que la imagen de mascotas que se pelean se encuentra en todo, desde dibujos animados hasta modismos cotidianos. Es posible que te sorprendas diciendo la frase: “Pelean como perros y gatos”, al describir el comportamiento de hermanos rivales o políticos que debaten en la televisión. Sin embargo, la verdad es que es agradablemente común que los gatos y los perros se lleven bien.

No solo pueden vivir armoniosamente en la misma casa, algunos dúos felino/canino incluso forman fuertes amistades. Una cercanía o tolerancia mutua en ciernes, sin embargo, puede ser interrumpida por una emoción fuerte: los celos. Esto es lo que necesitas saber sobre los celos y los gatos.

Los conductistas animales no están convencidos de que los gatos sean capaces de sentir celos de la misma forma que los humanos.

📑 Aquí podrás encontrar 👇

¿Los gatos sienten celos?

Los celos se describen como un sentimiento de “descontento o anhelo resentido que despiertan las posesiones, cualidades o suerte de otra persona”. Las personas celosas codician lo que otros tienen, y es una emoción desafortunadamente fuerte que puede ser difícil de controlar. Para los gatos, sin embargo, los celos parecen ser un poco diferentes.

Los conductistas animales no están convencidos de que los gatos sean capaces de sentir celos de la misma forma que los humanos. A los dueños de mascotas les encanta dar a sus gatos cualidades humanas, pero debemos recordar que nuestros amigos felinos son una especie completamente diferente. Sus cerebros están conectados de manera diferente, y no siempre piensan y sienten de la manera que esperaríamos.

En general, se cree que los gatos pueden sentir celos, pero la emoción es ligeramente diferente a las emociones humanas. En lugar de sentir resentimiento hacia un perro porque desearían tener algo que el perro tiene, los expertos creen que los gatos se sienten territoriales, posesivos e inseguros.

Lea también: ¿Los gatos tienen emociones?

Cuando se trata de la vida diaria, estas emociones fuertes no son muy diferentes a los celos genuinos. Causan el mismo tipo de estrés dentro de una relación y generan conflictos similares dentro del hogar.

Por qué los celos asoman su fea cabeza es diferente para todos. Al igual que los humanos, algunos gatos son naturalmente más sensibles que otros.

¿Por qué un gato podría estar celoso de un perro?

Por qué los celos asoman su fea cabeza es diferente para todos. Al igual que los humanos, algunos gatos son naturalmente más sensibles que otros. Estos felinos emocionales tienen más probabilidades de desarrollar sentimientos de descontento centrados en un miembro canino de la familia. Pero incluso si su gato no es particularmente emocional de manera regular, aún puede experimentar celos.

molestamente extrovertido

Los gatos pueden estar celosos de las personas e incluso de los objetos inanimados ("¡Deja de mirar tu teléfono y acaríciame, humano!"). Los perros, sin embargo, parecen ser particularmente desencadenantes para los gatos que viven en hogares con varias mascotas. Esto probablemente tiene que ver con el hecho de que la mayoría de los perros son exuberantemente amigables y extrovertidos. Cuando un perro entra en la familia, la gente tiende a gravitar hacia su energía.

Un perro deambulará por la casa con confianza, comerá del plato de comida del gato, invadirá la caja de arena, acaparará el sofá y ocupará el tiempo de la familia con sus necesidades. Todos estos comportamientos podrían ser problemáticos para un gato residente.

Invasión de territorio

Como animales territoriales, un gato residente a menudo protestará por tener que compartir su territorio con un perro (u otra mascota nueva o un ser humano desconocido). Esos sentimientos territoriales pueden traducirse en celos cuando el perro está durmiendo en el mejor cojín del sofá o ocupando espacio en la cama.

Sentirse abandonado

Los límites físicos y la propiedad pueden desencadenar un gato, y también es posible que los felinos estén celosos del tiempo que sus humanos pasan con el perro. Esto es especialmente cierto si el gato está acostumbrado a ciertas cantidades de tiempo y atención que de repente comparte con un perro. Un gato reconocerá cuando algo en su vida es diferente o falta.

Lea también: 5 señales visuales de un gato estresado y cómo ayudar

Parte de sus sentimientos negativos provendrán del estrés que acompaña a un cambio en la rutina diaria, pero también pueden relacionar su disgusto con el perro. Si un gato siente que no recibe suficiente atención, es natural que se sienta posesivo y celoso.

mala socialización

Los gatos también pueden mostrarse celosos de los perros cuando no han recibido una socialización adecuada. La socialización temprana es clave para criar a un compañero seguro. Los gatitos pasan por una fase cuando tienen entre 2 y 7 semanas cuando están más abiertos a nuevas experiencias. Este es el momento perfecto para que estén expuestos a diferentes tipos de personas, mascotas e interacciones.

Lea también: Cómo cuidar a un gatito: la guía completa

Por el contrario, si dedican este tiempo a perderse ciertas experiencias, podría afectarles negativamente en el futuro. Si un gato pasa toda su infancia sin conocer a un perro, por ejemplo, esa mala socialización podría dificultarles aceptar un perro más adelante en la vida.

Si recientemente dio la bienvenida a un perro a la familia, la mejor manera de garantizar la armonía entre las mascotas es tomar su relación con calma.

Señales de que tu gato está celoso de tu perro

Al igual que con cada nueva relación, no puede esperar que su gato y su perro sean los mejores amigos el primer día. Si recientemente dio la bienvenida a un nuevo perro a la familia, la mejor manera de garantizar la armonía entre las mascotas es tomar su relación con calma y es bastante normal ver a su gato celoso de un nuevo perro.

Limite sus interacciones durante las primeras semanas y no los obligue a pasar tiempo juntos. Si tu gato todavía muestra signos de incomodidad meses después, es posible que esté experimentando su versión de los celos.

Estos son comportamientos celosos comunes que sugieren que tu gato tiene problemas con el perro.

  • Agresión inusual (dirigida tanto hacia el perro como hacia otros miembros de la familia)
  • Silbidos, gruñidos y pelaje hinchado
  • Los síntomas de depresión incluyen letargo y alejamiento regular de la familia.
  • accidentes con cajas de arena
  • Búsqueda excesiva de atención
  • Comportamientos destructivos que incluyen rascar excesivamente los muebles.
  • vocalizaciones inusuales

Cómo ayudar a un gato celoso

Si sospecha que su gato está celoso de su perro, es importante abordar el problema antes de que la situación se deteriore aún más. Los celos no resueltos pueden convertirse en un odio peligroso que te obligará a tomar decisiones difíciles por la seguridad de tus mascotas.

Ofrece atención adicional

Lo mejor que puedes hacer por un gato celoso es reconocer sus sentimientos de inseguridad. Haga un mayor esfuerzo para pasar tiempo de calidad con su gato. Si su perro es del tipo que se une y roba un juguete, juegue con su gato en algún lugar donde su perro no pueda entrometerse. Dele a su gato por lo menos 15 minutos todos los días de toda su atención. Juega con ellos, ofréceles mascotas y diles en un tono cariñoso lo importantes que son para ti.

Preservar su espacio personal

También es importante darle a tu gato un espacio personal que esté completamente separado del perro. Los perros tienen pocos límites y no dudarán en robar la cama de tu gato o olfatear su caja de arena. Esta invasión hará que tu gato se sienta estresado. Establece bloqueos para mantener al perro alejado de las cosas de tu gato. Poner los recursos de su gato y otras pertenencias importantes detrás de una puerta cerrada e instalar una puerta para gatos generalmente funciona bien.

Usar refuerzo positivo

El último paso para manejar a un gato celoso es ayudarlo a sobrellevar la situación y comprender que el perro no es una amenaza. Puede hacer esto mediante el uso de refuerzo positivo y esencialmente entrenándolos para aceptar al perro en la familia. Cada vez que el gato olfatee tranquilamente al perro o acepte a regañadientes la presencia del perro, ofrezca una recompensa.

Si le das golosinas y mascotas cada vez que el gato tiene una interacción positiva con el perro, eventualmente asociará esas cosas buenas con su nuevo miembro canino de la familia y se dará cuenta de que, después de todo, tal vez no sea tan malo.

Los celos en los gatos pueden ser difíciles de manejar, pero el tiempo, la paciencia y la comprensión pueden ayudar a que todos en la familia se lleven bien.

¿Los gatos se ponen celosos de los perros?

El último paso para manejar a un gato celoso es ayudarlo a sobrellevarlo y comprender que el perro no es una amenaza.

Ver fuentes

https://www.psychologytoday.com/us/blog/the-modern-heart/202202/do-cats-get-jealous

https://www.petmd.com/cat/behavior/do-cats-get-jealous

https://aeon.co/essays/do-dogs-and-cats-actually-get-jealous-or-are-we-solo-projecting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

https://rheinlandrestaurant.com/

slot bet 100

gates of olympus

judi bola

judi bola

spaceman slot

https://www.pedulilindungi.id/spaceman/

https://barriosebastopol.com/

https://www.mediterraneanrestaurantsandiego.com/

https://squarefirebbq.com/

slot bet 200

mahjong

slot gacor

spaceman

situs slot bet 200

slot bet 200 perak

https://www.chandrapurforestacademy.org/

https://www.furryfriendsbonduel.com/

joker slot

airbet88

pusathoki

orbit4d

pusatmenang

pusatmenang

slot bet 100

orbit4d

slot qris

fokuswin

pusatwin

pusatmenang

pusatplay

pusatwin

pusatmenang

slot server thailand

pusatwin

slot server thailand

https://hendricksandsonsauto.com/

slot pakai pulsa

https://sweetiessundaes.com/

slot bet 100

slot qris

slot server thailand super gacor

slot deposit 10000

joker123

rujak slot

slot power of ninja