Tumores cerebrales en gatos: causas, síntomas y tratamiento

un veterinario sosteniendo un gato

Aunque los tumores cerebrales en gatos son poco comunes, pueden tener un impacto significativo en los gatos afectados. Hay varios tipos diferentes de tumores cerebrales que los gatos pueden desarrollar y que se asocian con signos clínicos, tratamientos y pronósticos únicos. Al igual que cualquier otra forma de cáncer, el diagnóstico temprano puede generar más opciones de tratamiento y mejores resultados.

📑 Aquí podrás encontrar 👇

¿Qué son los tumores cerebrales en los gatos?

La frase “Tumor cerebral” se refiere a cualquier tipo de masa o proliferación celular anormal dentro del cerebro.. Estos tumores se pueden clasificar en dos grupos: tumores primarios o tumores secundarios. Los tumores cerebrales primarios, como los gliomas, surgen directamente del tejido cerebral o de las meninges, las membranas que recubren el cerebro.

Los tumores cerebrales secundarios, por el contrario, se originan en otras partes del cuerpo y luego se diseminan al cerebro. Un tumor en un sitio distante del cuerpo puede diseminarse al cerebro a través de metástasis sanguíneas o linfáticas, mientras que un tumor que se origina en un área cercana (como las fosas nasales) puede expandirse hasta diseminarse al cerebro.

Saber si un tumor es primario o secundario tiene implicaciones importantes para el tratamiento.

Causas de los tumores cerebrales

Se desconoce la causa del cáncer cerebral primario en gatos. Los factores que pueden desempeñar un papel incluyen la genética, las influencias ambientales, el trauma y la inflamación.

Algunos tumores cerebrales están asociados con el linfoma felino, una enfermedad que puede afectar una variedad de órganos dentro del cuerpo. El linfoma felino a menudo es causado por el virus de la leucemia felina (FeLV) o el virus de la inmunodeficiencia felina (FIV); por lo tanto, algunos casos de tumores cerebrales en gatos pueden ser causados ​​por enfermedades virales.

Síntomas de un tumor cerebral

Los tumores cerebrales pueden dar lugar a una amplia variedad de signos clínicos, según el tipo de tumor. La ubicación de la lesión también influye en los signos clínicos; una lesión del prosencéfalo causará signos diferentes a los de una lesión del tronco encefálico.

Un tumor en crecimiento ejerce presión sobre el tejido cerebral circundante, crea inflamación, causa acumulación de líquido (edema) y puede interferir con el flujo de líquido cefalorraquídeo en el cerebro. Cada uno de estos efectos puede conducir a signos clínicos únicos.

En algunos gatos, los primeros signos de un tumor cerebral son cambios neurológicos inespecíficos. Los gatos pueden mostrar cambios sutiles de personalidad, disminución del nivel de actividad, disminución del apetito y/o pérdida de peso. En muchos casos, sin embargo, los signos de un tumor cerebral serán más pronunciados.

Según el tipo de tumor y la ubicación de su gato, los signos clínicos pueden incluir:

  • convulsiones
  • Tambalearse o tropezar al caminar (ataxia)
  • problemas de equilibrio
  • Inclinación de cabeza
  • Ceguera
  • Paseando o dando vueltas
  • Aumento de la vocalización
  • Aumento de la sed y la micción

Cualquiera de estos signos neurológicos se puede atribuir a una serie de enfermedades cerebrales diferentes y otras condiciones médicas. Por lo tanto, si nota estos signos en su gato, necesitará un estudio de diagnóstico exhaustivo para determinar si los signos de su gato son causados ​​por un tumor cerebral o alguna otra enfermedad.

Diagnóstico de un tumor cerebral en gatos

un gato en la oficina del veterinario

Para determinar si su gato tiene un tumor cerebral, su veterinario puede comenzar con análisis de sangre, incluido un hemograma completo (CBC) y un perfil bioquímico sérico

Si su gato comienza a mostrar signos neurológicos, programe una cita con su veterinario. Su veterinario realizará un examen físico completo, evaluando la salud general de su gato, así como un examen neurológico más enfocado. Un examen neurológico consiste en evaluar los sentidos, los reflejos, los nervios craneales y otros indicadores de la función neurológica de su gato.

Dependiendo de los resultados del examen de su gato, se recomendarán más pruebas. Su veterinario puede comenzar con análisis de sangre, incluido un hemograma completo (CBC) y un perfil bioquímico sérico.

Estos análisis de sangre ayudan a su veterinario a buscar otras afecciones médicas con las que su gato pueda estar lidiando, que pueden contribuir a los signos neurológicos. Además, muchas de las pruebas de diagnóstico recomendadas para enfermedades neurológicas requieren anestesia; El análisis de sangre inicial de su gato ayudará a detectar cualquier condición concurrente que pueda representar un riesgo anestésico.

A continuación, es probable que su veterinario le recomiende algún tipo de imagen. Las radiografías (rayos X) pueden ser beneficiosas cuando se buscan ciertos tipos de tumores cerebrales, pero la mayoría de los gatos deberán ser derivados al departamento de neurología del hospital especializado para obtener imágenes avanzadas, como tomografía computarizada (TC) o imágenes por resonancia magnética ( resonancia magnética). Estas pruebas, que se realizan bajo anestesia, permiten la detección de pequeños tumores cerebrales que no se podían ver en las radiografías.

Mientras su gato está anestesiado para obtener imágenes, un neurólogo veterinario también puede realizar una punción de líquido cefalorraquídeo (LCR). En esta prueba, se extrae una pequeña cantidad del líquido que baña el cerebro y la médula espinal de su gato con una aguja larga.

Al examinar las características químicas del líquido cefalorraquídeo de su gato y examinar el líquido bajo un microscopio, un neurólogo veterinario puede tener una mejor idea de qué enfermedad específica está causando las anomalías detectadas en las imágenes.

El diagnóstico definitivo de un tumor cerebral requiere una biopsia. Un veterinario debe extraer una parte del tumor cerebral para examinarlo bajo un microscopio. Esto a menudo se realiza junto con la escisión quirúrgica, si se intenta la cirugía. En algunos casos, las decisiones de tratamiento se toman sin una biopsia, con base en el cáncer que se supone que es más probable, según los hallazgos de las imágenes y el análisis del LCR.

Tratamiento de tumores cerebrales en gatos

gato en la oficina del veterinario

Para tratar los tumores cerebrales en su gato, hay algunas opciones disponibles: cirugía, radioterapia, quimioterapia y, en última instancia, cuidados paliativos.

Los tumores cerebrales generalmente se tratan con cualquiera de los tres enfoques: cirugía, radioterapia o quimioterapia. Un oncólogo hablará con usted sobre qué opciones de tratamiento son mejores para la condición de su gato. Los tiempos de supervivencia para el cáncer de cerebro varían según el tipo de tumor y el tratamiento oncológico particular que se utilice.

La extirpación quirúrgica es la mejor opción para varios tipos diferentes de tumores cerebrales. Si los estudios de imágenes de su gato sugieren que el tumor puede ser un meningioma (un tumor benigno del revestimiento externo del cerebro), su veterinario puede recomendar la extirpación quirúrgica, ya que este tratamiento suele ser curativo. Sin embargo, otros tumores pueden ser menos susceptibles a la extirpación quirúrgica.

La radioterapia a menudo se usa para tumores que no se pueden tratar quirúrgicamente. La radioterapia utiliza radiación dirigida para eliminar las células cancerosas, reduciendo o eliminando el tumor. Aunque el pronóstico con la radioterapia varía, según el tipo de tumor, muchos gatos mostrarán una mejoría en los signos clínicos y pueden seguir vivos durante años después de la radioterapia.

La quimioterapia se puede usar además de la cirugía o la radiación, o se puede usar como un tratamiento independiente. El linfoma, en particular, a menudo se trata con quimioterapia. El tratamiento de quimioterapia en gatos generalmente implica una combinación de medicamentos orales e inyectables. Los gatos suelen experimentar menos efectos secundarios de la quimioterapia que los humanos, lo que hace que esta sea una opción de tratamiento válida para muchos gatos.

Si el tratamiento no es una opción, debido a la enfermedad del gato oa las limitaciones del propietario, se pueden intentar los cuidados paliativos. Los corticosteroides, como la prednisona, pueden ayudar a disminuir la hinchazón y la inflamación asociadas con un tumor cerebral y conducir a una mejora a corto plazo en la calidad de vida del gato. Se pueden usar fenobarbital y otros medicamentos para controlar las convulsiones. Estos tratamientos no curarán el cáncer de cerebro, pero pueden ayudar a que el gato se sienta cómodo por más tiempo.

Conclusión

Recibir un diagnóstico de sospecha de cáncer cerebral puede ser abrumador para cualquier dueño de gato. Si bien un tumor cerebral es sin duda una preocupación grave, existen diferencias entre los tumores cerebrales. Algunos tumores cerebrales tienen un pronóstico relativamente bueno, con un tratamiento agresivo.

Hable con su veterinario y oncólogo para determinar las mejores opciones de tratamiento para su gato y los resultados que puede esperar del tratamiento.

Preguntas frecuentes

¿Cuáles son los síntomas de un tumor cerebral en gatos?

Los síntomas de un tumor cerebral en gatos pueden variar, según el tipo de tumor y la ubicación. Los signos comunes incluyen cambios de personalidad, disminución del apetito, pérdida de peso, convulsiones, dar vueltas, caminar de un lado a otro, pérdida de coordinación, problemas de equilibrio, inclinación de la cabeza, ceguera y otros cambios de comportamiento.

¿Qué tan comunes son los tumores cerebrales en los gatos?

Los tumores cerebrales son relativamente poco comunes en los gatos, pero pueden ocurrir y ocurren. El diagnóstico y el tratamiento tempranos pueden ayudar a mejorar el resultado de un tumor cerebral felino.

¿Cuánto cuesta la cirugía de cerebro de gato?

El costo de la cirugía cerebral en gatos puede variar, según el estado general de su gato, la extensión del tumor que debe extirparse y el costo general de vida en su área. En general, debe esperar gastar aproximadamente $ 5,000 - $ 6,000 para la cirugía cerebral en un gato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

https://rheinlandrestaurant.com/

slot bet 100

gates of olympus

judi bola

judi bola

spaceman slot

https://www.pedulilindungi.id/spaceman/

https://barriosebastopol.com/

https://www.mediterraneanrestaurantsandiego.com/

https://squarefirebbq.com/

slot bet 200

mahjong

slot gacor

spaceman

situs slot bet 200

slot bet 200 perak

https://www.chandrapurforestacademy.org/

https://www.furryfriendsbonduel.com/

joker slot

airbet88

pusathoki

orbit4d

pusatmenang

pusatmenang

slot bet 100

orbit4d

slot qris

fokuswin

pusatwin

pusatmenang

pusatplay

pusatwin

pusatmenang

slot server thailand

pusatwin

slot server thailand

https://hendricksandsonsauto.com/

slot pakai pulsa

https://sweetiessundaes.com/

slot bet 100

slot qris

slot server thailand super gacor

slot deposit 10000

joker123

rujak slot

slot power of ninja