Blog

Abscesos En Gatos: Causas, Síntomas Y Tratamiento

Spread the love

Los abscesos son comunes en los gatos. Este artículo pretende explicar todo sobre los abscesos, incluidas las posibles consecuencias para la salud de tu gato.

Resumen rápido: abscesos en gatos

búsqueda
Síntomas comunes: Hinchazón, dolor, secreción (pus, sangre o ambos), hinchazón de la piel, fiebre, cojera de una pierna afectada
archivos medicos
diagnóstico: Información de la historia consistente con una pelea o una herida por mordedura más o menos la presencia de fiebre, o encontrar evidencia de una mordedura o absceso durante el examen veterinario. Análisis de sangre y análisis de orina para buscar una infección sistémica. Se pueden tomar muestras de piel o secreción de heridas para su examen y cultivo.
gato
Diagnosticado en gatos: Moderadamente a menudo
píldora
Requiere medicación continua: Sí
jeringa de inyección
Vacuna Disponible: Sí
mermelada medica
Opciones de tratamiento: Por lo general, bajo sedación, los abscesos cerrados se punzarán (se abrirán) para drenarlos y limpiarlos. Los abscesos abiertos se lavarán y limpiarán. Los medicamentos incluyen antibióticos, antiinflamatorios, analgésicos.
hogar
Remedios caseros: Las compresas calientes ayudan a drenar los abscesos. Enjuague o limpieza con una solución antiséptica estéril proporcionada por un veterinario (no use alcohol).

¿Qué es un absceso?

Un absceso es una infección encerrada debajo de la piel que puede hacer que tu gato se sienta muy mal.

Un absceso es una acumulación de pus debajo de la piel que provoca una hinchazón llena de líquido, a veces denominada bolsa de pus. Los tejidos adyacentes a esta hinchazón a menudo están descoloridos, inflamados y dolorosos.

¿Qué causa un absceso?

Las causas más comunes de abscesos en gatos son cuando las garras o los dientes de otro gato perforan la piel durante una pelea de gatos.

Un absceso se desarrolla cuando una infección bacteriana se introduce de alguna manera debajo de la piel. Las bacterias se multiplican, lo que provoca que el sistema inmunitario del animal responda con inflamación, y esta reacción genera pus líquido, lo que hace que se desarrolle la hinchazón del absceso.

El pus es un líquido opaco maloliente, espeso, amarillo, verde, marrón o rojizo compuesto de glóbulos blancos y bacterias mezclados con desechos generales y líquido que se ve desde los vasos sanguíneos circundantes y otros tejidos corporales.

En los gatos, un absceso es más comúnmente causado por una pelea de gatos. Los dientes y las garras de los gatos albergan bacterias, y si la piel de un gato se perfora en una pelea, estas bacterias se inyectan debajo de la superficie de la piel. Las defensas del cuerpo se unen para protegerlo contra las bacterias y el resultado es la acumulación de pus a la que nos referimos como “un absceso”.

Otra causa menos común de absceso es el absceso dental, donde se expone el canal de la raíz del diente y se produce un absceso en la raíz del diente.

En raras ocasiones, los abscesos también pueden verse dentro de una cavidad corporal, por ejemplo, después de una cirugía o después de una herida de penetración de algún tipo.

Lea también: 10 mejores probióticos para gatos

¿Cuáles son los signos de un absceso?

Un absceso puede verse como una pequeña protuberancia o hinchazón debajo de la piel.

Hay cinco signos principales de un absceso:

  1. Una hinchazón en la piel, afecta más comúnmente a la cabeza, el cuello, las extremidades, la cola o la parte inferior de la espalda
  2. Piel suprayacente decolorada (p. ej., amarillamiento, púrpura, enrojecido)
  3. Una herida punzante, o una pequeña costra, en la piel en la zona del absceso; pus podría estar rezumando de esto
  4. El área alrededor de la hinchazón suele ser dolorosa. (por ejemplo, el gato podría estar cojeando)
  5. El gato puede actuar aburrido y inaparente; una temperatura alta (fiebre) comúnmente acompaña a un absceso

Lea también: Bultos en la piel de los gatos: causas, síntomas y tratamiento

¿Cómo hace un veterinario un diagnóstico de un absceso?

1. Toma de Historial Detallado

Su veterinario tomará un historial detallado del estilo de vida y la rutina de su gato para tratar de determinar qué está pasando.

Su veterinario analizará todos los aspectos del estilo de vida de su gato y revisará su salud general. Muchos factores son importantes en esta historia. Por ejemplo, los gatos mayores son más propensos a ciertos problemas que los gatos más jóvenes, los gatos que viven en libertad son más propensos a los abscesos que los gatos que solo viven en interiores, y los gatos que se sabe que pelean con otros gatos corren más riesgo.

Lea también: Los 7 mejores alimentos saludables para gatos para gatos de interior

2. Examen físico

Su veterinario tomará los signos vitales de su gato y palpará todo su cuerpo durante el examen.

Cualquier investigación de cualquier problema en un gato comienza con un examen físico cuidadoso y completo de su mascota. Su veterinario revisará cuidadosamente el cuerpo de su gato por todas partes, sintiendo al gato por todas partes, verificando si hay anomalías.

Esto normalmente incluirá tomar la temperatura del gato, escuchar su pecho con un estetoscopio y pesar al gato. El área hinchada se inspeccionará de cerca y el pelaje que lo recubre se puede cortar para que la superficie de la piel se pueda ver claramente.

Lea también: Gato repentinamente letárgico y débil: causas y tratamiento

3. Análisis de sangre y orina de rutina

Los análisis de sangre y de orina a menudo se recomiendan para los gatos enfermos.

Su veterinario puede o no realizar análisis de sangre, incluido el panel habitual de pruebas de diagnóstico, como hematología (hemograma) y perfiles bioquímicos (incluidos los electrolitos). También se pueden recomendar pruebas de análisis de orina simples.

Este tipo de trabajo se conoce como la base de datos mínima y se lleva a cabo para revisar la mayoría de los gatos enfermos, independientemente de los signos de enfermedad. Proporciona información básica importante sobre la salud de su gato.

Se pueden sugerir análisis de sangre específicos contra el virus de la leucemia felina (FeLV) y el virus de la inmunodeficiencia felina (FIV), ya que estos virus a veces están relacionados con una mayor incidencia de abscesos en algunos gatos.

4. Otro trabajo de laboratorio

En raras ocasiones, su veterinario podría recomendarle cultivar el pus dentro de un absceso para encontrar el mejor antibiótico.

Se puede recolectar una muestra de pus y enviarla al laboratorio para cultivo bacteriano, incluida la determinación de sensibilidades a diferentes antibióticos. Esto normalmente no se lleva a cabo, pero hay circunstancias en las que un veterinario puede sentir que es apropiado.

Se puede aislar una de una gran cantidad de especies bacterianas específicas, como fusobacterium, clostridium, bacteroides, corynebacterium, pseudomonas, micoplasma, nocardia, actinomyces, pasteurella multocida, bartonella, escherichia coli, estafilococo, estreptococo, otros.

Diferentes bacterias pueden requerir diferentes instrucciones de tratamiento usando antibióticos específicos, según corresponda.

Lea también: Amoxicilina para gatos: dosis, seguridad y efectos secundarios

5. Pruebas adicionales

A veces se recomiendan radiografías para casos complicados.

En raras ocasiones, se pueden recomendar otras pruebas, como radiografías (rayos X) y exámenes de ultrasonido para visualizar diferentes partes del cuerpo de su gato si el absceso parece complicado por la participación de otras estructuras de alguna manera.

Lea también: ¿Cuánto cuesta una radiografía de gato?

¿Cuánto cuesta tratar a un gato con un absceso?

El costo del tratamiento de un absceso varía mucho según su gravedad.

El costo del tratamiento de un absceso depende completamente de la ubicación y la gravedad del absceso. Podría ser menos de $150 si un gato tiene un absceso simple y fácil de tratar o más de $2,000 si un absceso es inusualmente complicado.

¿Cómo se tratan los abscesos?

El tratamiento de los abscesos implica primero el recorte la piel alrededor del absceso para evitar la acumulación de secreciones infectadas. A continuación, el veterinario lo haréance el absceso, para permitir que el pus se drene con eficacia. Esto a menudo requiere sedación o anestesia general.

Una vez que se ha abierto el absceso y se ha drenado el pus, la cavidad del absceso a menudo se enjuagará con solución salina estéril. Es importante permitir el drenaje continuo del pus recién producido. A veces, basta con pinchar el absceso, pero en otros casos, se puede insertar un drenaje de goma de látex y mantenerlo en su lugar con suturas. El drenaje generalmente permanece colocado de dos a cinco días.

Es necesaria una limpieza regular alrededor del área de la abertura hacia el absceso para evitar la acumulación de pus y desechos en el área. Por lo general, se prescriben antibióticos apropiados para prevenir la multiplicación continua de bacterias. Siempre se debe administrar alivio del dolor a los gatos con abscesos, ya que estos pueden ser muy dolorosos.

Es posible que su veterinario le recomiende un collar isabelino para evitar que su gato se lastime el área lamiendo o masticando, y para asegurarse de que no retire un drenaje si se ha colocado.

Dependiendo del área donde vivas, tu veterinario puede verificar el estado de vacunación de tu gato contra la rabia, ya que la rabia se transmite a través de mordeduras.

Lea también: Rabia en gatos: causas, síntomas y pronóstico

Seguimiento y Pronóstico

Su veterinario querrá ver a su gato para volver a revisar las citas para asegurarse de que el absceso se esté curando correctamente.

El grado de control necesario depende del caso individual, pero en general, los gatos con abscesos necesitan controles de seguimiento regulares (por ejemplo, cada dos o tres días) por parte de su veterinario para asegurarse de que se está curando, hasta que hayan vuelto completamente a la normalidad. Las revisiones exhaustivas aseguran que la recurrencia sea menos probable.

El pronóstico de los abscesos es generalmente bueno, pero su propio veterinario podrá darle la mejor respuesta a esta pregunta.

Lea también: ¿Cuál es la frecuencia cardíaca normal de un gato?

En resumen

Aunque los abscesos pueden ser graves, la mayoría responde al tratamiento rápido y adecuado.

Los abscesos son comunes en los gatos que pasan tiempo al aire libre, generalmente después de peleas de gatos y heridas por mordeduras. Son un problema serio, pero generalmente responden bien al tratamiento simple de su veterinario.

Lea también: Pérdida de cabello en gatos: causas, síntomas y tratamiento

Preguntas frecuentes

¿El absceso de un gato se curará solo?

Un absceso en un gato puede curarse de forma natural, pero esto puede tardar varias semanas y su gato sufrirá durante este período, con el riesgo de sufrir complicaciones graves. Por esta razón, siempre se debe buscar la ayuda profesional de un veterinario cuando un gato tiene un absceso.

¿Cómo se trata un absceso en un gato?

Primero, el veterinario cortará el pelaje alrededor del absceso. En segundo lugar, perforarán el absceso para permitir que drene el pus. Tercero, su veterinario establecerá un drenaje continuo de pus del absceso. Luego, proporcionarán cobertura antibiótica para evitar el crecimiento continuo de bacterias en el absceso. El alivio del dolor es otra parte importante del tratamiento de los abscesos.

¿Puede un gato sobrevivir a un absceso?

Los abscesos no suelen poner en peligro la vida, pero es importante un tratamiento rápido para garantizar que no se compliquen más de lo habitual. Un absceso no tratado tiene el potencial de crear una amenaza significativa para la vida y el bienestar de un gato.

¿Qué puede causar un absceso en un gato?

Los abscesos de los gatos generalmente son causados ​​​​por mordeduras de gatos o lesiones por rasguños después de peleas con otros gatos o, a veces, con perros. Hay muchas otras causas posibles, desde pequeños cuerpos extraños (como semillas de hierba) hasta heridas punzantes del entorno (p. ej., pararse sobre un objeto afilado).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *